Violencia intrafamiliar en Colombia: caso emblemático en el país

La violencia intrafamiliar en Colombia es un problema social que afecta a muchas personas en todo el país, de hecho, es el tercer delito más denunciado a nivel nacional, independientemente del género y edad. 

La ley colombiana prohíbe la violencia intrafamiliar y establece sanciones para los perpetradores, lamentablemente, existen muchos casos que no son denunciados o no reciben la atención adecuada por parte de las autoridades. Por ello es importante que la sociedad tome medidas para prevenir y combatir la violencia intrafamiliar y brindar apoyo a las víctimas.

¿Qué es la violencia intrafamiliar en Colombia?

La violencia intrafamiliar es una forma de abuso o agresión que ocurre en el contexto familiar y que puede tener graves consecuencias en la salud mental y física de las víctimas. Puede incluir abuso físico, emocional, en donde el agresor perturba las emociones del afectado mediante amenazas, humillaciones, ofensas y aislamientos; sexual y económico.

Consecuencias de la violencia intrafamiliar para los afectados

La violencia intrafamiliar puede tener graves consecuencias en la salud y el bienestar de las víctimas, incluyendo secuelas físicas, y afectaciones en la salud mental como ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, entre otros.

Sin embargo, también puede tener un impacto negativo en el desarrollo emocional y psicológico de los demás miembros de la familia que presencian la violencia, generalmente hijos menores de edad.

¿De qué manera se sanciona la violencia intrafamiliar en Colombia?

Principalmente, la ley 294 de 1996, desarrolla el artículo 42 de la constitución política de Colombia, y dicta normas para prevenir, remediar y sancionar la violencia intrafamiliar, incluyendo las diferentes modalidades de violencia que se puedan presentar dentro de la familia y el contexto familiar.

Las medidas de protección serán dadas por la autoridad competente a las personas que dentro de su contexto o núcleo familiar sean víctima de daño físico, psíquico, amenaza, agravio, ofensa, daño a la integridad sexual, o cualquier otra forma de agresión por parte de otro miembro del grupo familiar. 

El funcionario podrá imponer, entre otras, medidas como:

  • Desalojo de la casa de habitación al agresor, cuando su presencia constituye amenaza para la vida, integridad o salud de cualquiera de los miembros de la familia.
  • Ordenar al agresor abstenerse de penetrar en cualquier lugar donde se encuentre la víctima.
  • Prohibir al agresor esconder o trasladar de la residencia a los niños, niñas y personas discapacitadas en situación de indefensión, miembros del núcleo familiar.
  • Tratamiento reeducativo y terapéutico al agresor en una institución pública o privada que ofrezca tales servicios.
  • Ordenar al agresor el pago de los gastos de orientación y asesoría jurídica, médica, psicológica y psíquica que requiera la víctima, así como de los servicios, procedimientos, intervenciones y tratamientos médicos y psicológicos.
  • Protección temporal especial de la víctima por parte de las autoridades de policía, tanto en su domicilio como en su lugar de trabajo, si lo tuviere.
  • Decidir provisionalmente el régimen de visitas, la guarda y custodia de los hijos e hijas.

Sin perjuicio de las sanciones penales a las que haya lugar. 

Caso emblemático de violencia contra las mujeres en Colombia: Yamila de Valle del Cauca

Este fue un caso dado a conocer por Taller Abierto, Centro de Promoción Integral para la Mujer y la Familia.

Yamila de 25 años, sincera y directa en sus palabras, soñadora y trabajadora, murió en Cali el pasado 2011. En vida dejo saber que desde muy pequeña sufrió violencia intrafamiliar, en un relato expreso recordar que su papá le pegaba y maltrataba de forma constante, hasta el punto de dejarle una cicatriz en la cabeza. 

Más tarde, a sus 13 años, tuvo un intento de violación por parte de un desconocido que entro a la casa familiar sin autorización. A sus 15 tuvo su hijo y pronto comenzó a trabajar en un bar nocturno (siendo todavía menor de edad), donde conoció a un hombre que le prometió ayudarla a costear todo lo del bebé, arriendo y comida. 

Al inicio de la relación él la trataba muy bien, pero no fue siempre así, pronto empezó a maltratarla física y psicológicamente, llegó a amenazarla de muerte y la obligaba a tener relaciones sexuales.

A Yamila, conocidos y cercanos a la pareja, le decían que él concurría a distintas trabajadoras sexuales y a mujeres fuera de la relación con ella, fue así que él se contagió de VIH y, luego, contagió a Yamila. 

Ella no tenía los recursos para costear sus tratamientos, sus controles médicos y demás exámenes solicitados por los médicos, como consecuencia, su salud empezó a decaer y debido a una mala práctica médica (de acuerdo con lo que contó la mamá de Yamila), empeoró y pocos días después murió. 

¿Qué se puede resaltar de este caso? 

La violencia intrafamiliar que desde muy temprana edad presentó Yamila por parte de su progenitor y que más tarde se repite con su pareja sentimental. Así como la violación a sus derechos y deberes como niña. 

Todo inicio con maltrato físico y psicológico, desplazamiento forzado y abandono por parte de su padre, el cual incumple (tal como lo resaltan en el informe de Yamila realizado por Taller Abierto), con sus responsabilidades contempladas en la Ley 1098 de 2006, “Código de Infancia y Adolescencia”, en los artículos 1, 14, 22 y 23. Así mismo, la afectación de sus derechos y deberes como niña contemplados en el artículo 20 y 10 del Código de Infancia y Adolescencia. 

Más tarde, el abuso sexual en el intento de violación que presento a sus 13 años, con lo que hacemos referencia a la Ley 1146 de 2007: Normas para la Prevención de la Violencia Sexual: “Se entiende por violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, todo acto o comportamiento de tipo sexual ejercido sobre un niño, niña o adolescente, utilizando la fuerza o cualquier forma de coerción física, psicológica o emocional, aprovechando las condiciones de indefensión, de desigualdad y las relaciones de poder existentes entre víctima y agresor”.

Hacemos mención nuevamente, a su vez, de la ley 1959 de 2019, por medio de la cual se modifican y adicionan artículos de la Ley 599 de 2000 y la Ley 906 de 2004 en relación con el delito de violencia intrafamiliar. Específicamente, el Artículo 229: “El que maltrate física o psicológicamente a cualquier miembro de su núcleo familiar incurrirá, siempre que la conducta no constituya delito sancionado con pena mayor, en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años.”

Por último, traemos a colación que, Según la Ley 1257 de 2008, o de No Violencia Contra las Mujeres, en su artículo 2, “se entiende por violencia contra la mujer “cualquier acción u omisión, que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, bien sea que se presente en el ámbito público o en el privado”.

¿Qué hacer a nivel social frente a la violencia intrafamiliar?

Es importante que la sociedad tome medidas para prevenir y combatir la violencia intrafamiliar. Esto puede incluir la educación sobre la igualdad de género y los derechos humanos, así como la promoción de relaciones saludables y sin violencia. Además, es necesario brindar apoyo a las víctimas de violencia intrafamiliar, incluyendo servicios de asesoramiento y terapia.

¿Qué se debe hacer en caso violencia intrafamiliar? ¿A dónde acudir?

  • Policía Nacional.
  • ICBF Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
  • Comisaría de Familia del lugar donde resides.
  • Defensoría del Pueblo.
  • Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, llama a la línea 155, para casos de violencia contra la mujer dentro del grupo familiar.
  • Consultar a los Abogados de Familia de CABA Abogados. Escríbenos aquí. 

Si necesitas más información o asesoría en casos de violencia intrafamiliar, en CABA Abogados podemos asesorarte y apoyarte para a nivel legal. Comuníquese con nosotros por al +57 311 4752167 o déjenos un mensaje en el formulario de contacto

En conclusión, la violencia intrafamiliar es un problema serio en Colombia que requiere la atención y acción de todos. Debemos trabajar juntos para prevenir y combatir este tipo de abuso y brindar apoyo a las víctimas.

Formulario

(305) 706 6657 - 601 7495603

¡Llámanos!

Áreas de práctica

  • Derecho de Familia
  • Derecho de los Niños, Niñas y Adolescentes
  • Gestión y protección Patrimonial

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *